Wannabe Gutamaya

Sistema Maya.
Hawking Ring
Astilleros

Dos mujeres frente a una ASP Explorer pintada de blanco y dorado.
– Riannon, no pienso pilotar esa pijada de nave. Pero si lleva escrito un “dispárame por favor” en el casco.
Maya niega con la cabeza. Su hermana se vuelve hacia ella.
Hazlo por mí, Maya, por favor. No puedo perder a este cliente, y mi piloto está ocupado. Son CUATRO MILLONES por un trabajo de exploración y me dará acceso a más clientes. Me basta con quedarme un 10%, lo que me interesa es no perder al cliente.
Maya se cruza de brazos.
– Alguien que quiere volar en una nave con ese aspecto no puede ser de fiar.
– Oh, la nave no es de mi cliente, es mía. La he alquilado a los astilleros temporalmente para este servicio. Es la mejor nave de exploración que tienen de momento.
Maya le echa un vistazo a la Asp Explorer, blanca y dorada… (por el amor del cielo)… Y resopla.
 Está bien. Pero solo porque eres tú.
Riannon sonríe de oreja a oreja.
– Estupendo. Muchas gracias, hermanita. Estoy segura de que esta nave y tú os llevaréis bien.
Maya mira con desconfianza la nave.
– Nada, te debo unos cuantos favores.
– Por cierto, tiene un motor de salto tipo C. Supongo que es suficiente, ¿verdad?
Maya se vuelve hacia su hermana y las aletas de su nariz se dilatan.
– ¿¿¿Pintan de color dorado una nave de exploración pero no se molestan en ponerle un motor de salto decente??? ¿Pero qué tipo de wanabe fue su anterior dueño?
– Un absoluto cretino con demasiado dinero que no sabía hacer negocios y que me tomó por una tonta.
Maya enarca las cejas.
– Conseguiste que vendiese la nave a los astilleros muy barata, ¿verdad?
Riannon se limitó a sonreír.
– Por cierto, tampoco tiene IA de a bordo. Su anterior dueño decía que no le gustaba oír voces.
Maya dejó escapar un resoplido.
– ¡Por el amor del cielo! No seremos capaces ni de calcular un salto. ¿Pensaba hacerlo a mano acaso? Le instalaré temporalmente los módulos de Mistral que pude rescatar o no lograremos ni salir de la estación.
Riannon asiente.
– Muchas gracias, Maya. Este cliente es importante. Voy a dar la orden de que te transfieran los controles sobre esta nave a ti.
Riannon se aleja hacia el oficial al cargo dejando a Maya sola ante la nave. Maya la mira con recelo y entrecierra los ojos.
– Te lo voy a dejar bien clarito: no me gustas. Pero vas a llevar los módulos de Mistral y su corazón por una temporada, porque no me queda más remedio, pero no eres él. Nadie podrá sustituirlo jamás. Así que ni se te ocurra pensar que serás parte de mi bandada. Esto no son más que negocios y un favor a mi hermana, ¿capicci?

Diecisiete días, 120 saltos y 2700 años luz más tarde…

– De acuerdo, lo reconozco: eres una gran nave. Pero a pesar de tener el corazón y la voz de Mistral, no eres él.

“Claro que no soy él. Mi nombre es Niebla y mi trabajo siempre será llevarte a casa.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s