Pirata novata

La nueva Imperial Courrier es rápida y tiene dos huecos más así que, tras añadirle un sistema de limpets para abrir bodegas, Maya Fey va a expandir su negocio de “recogida de cosas” y lo hará sobre la marcha. Esto es: atracar a naves en marcha abriéndoles la bodega y recogiendo lo que caiga de ella.

Con su primera misión de este tipo entre manos, se dirige al punto de intercepción para hacerse con seis muestras de un material que una compañía está comerciando. Espionaje industrial, lo llaman… El precio es muy bueno.

Vigilando el radar… Señal.

– Vale, ahí está. Es un Type 6, sin armas ni escolta. Esto va a ser pan comido.

Colocándose a la cola, soltando limpets para abrir bodega. Bodega abierta, parte de la carga cae al espacio.

– Ahí están las muestras. Bien. Recojamos rápido antes de que llegue la policía.

Quinta muestra recogida. Cuando Maya está a punto de recoger la última se percata de que la Type 6 sigue soltando al espacio más cargamento.
– ¿Eh? ¿Qué es eso que está dejando caer ahora?

Escaneo. Momento de silenciosa incredulidad y Maya enrojece de ira.

– ¡¡MALDITO HIJO DE UNA LAMPREA!! OJALÁ TE PILLEN LOS THARGOIDES Y TE DESPEDACEN. NO TE MERECES LLEVAR LAS ALAS DE COMANDANTE, ESCORIA ESPACIAL.

A toda prisa, Maya Fey vacía de nuevo su escasa bodega para hacer sitio a las cápsulas de escape con esclavos que el piloto del Type 6 ha dejado a la deriva.

– Vamos, vamos… Quinta… y sexta… Cierra y corre. Ahí aparece la policía del sistema. Thrusters. ¡¡Saltando!!
Tras unos segundos de salto, la Imperial Courrier aparece en un nuevo sistema. Maya abre comunicación con su cargamento mientras se acerca a la estación escogida.

– Señores pasajeros, les habla Maya Fey, comandante de esta nave. He encontrado sus cápsulas de escape flotando en el vacío y los estoy transportando hasta la estación Jofroncio* del sistema independiente Tal** donde espero que puedan seguir su camino. Por motivos de seguridad, permanezcan dentro de sus cápsulas de escape hasta oír la confirmación de anclado. Gracias.

Maya Fey cierra las comunicaciones y deja escapar un suspiro tenso.

– Mejor no les digo que es porque vamos a tener que entrar a todo thruster para evitar escáneres, bastantes emociones han sufrido ya -murmura para sí.

La piloto encara con su nave la puerta de la estación y da boost. La Imperial Courrier salta hacia adelante con la explosión de energía.
– ¡Permiso de aterrizaje! -grita Maya a su IA.

* (nombre ficticio)
** (nombre ficticio)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s