Enfrentando a un pirata

Sistema Puturrú de Fua (nombre ficticio).

Un temerario pirata a los mandos de su Cobra MKIII detecta a su siguiente víctima: una Diamond Back Scout en supercrucero. Aháááá… Se situa a su cola y la interdicta. Tras varios bandazos, la DB se somete a la interdicción y sale de supercrucero. Pero, en cuanto cae a espacio normal, mete thrusters y el radar pierde la presa sobre ella.

– Vaya, era rápida. Más suerte la próxima v…

Un punto aparece en el radar y empieza a acercarse a gran velocidad.

– Pero, ¿qué demonios?

La DB, violeta, surge de la nada (malditas naves sigilosas) se cruza con la Cobra y frena, girando sobre sí misma, dejando a la nave pirata en su ángulo de tiro.

De pronto se abren comunicaciones y una voz femenina sale de los altavoces.

“Hola. ¿Por qué me persigues? ¿Me lo explicas?”

La sorpresa no le deja asimilar aquello: su presa ha vuelto hacia él para pedirle explicaciones.

– ¿Qué?

“Yo iba en supercrucero super tranquilamente y vienes aquí a interdictarme. ¿Por qué?”, le espeta la voz de los altavoces.

Sus manos trastabillan en los mandos pero reaccionan al entrenamiento. Debe quitarse de su ángulo de tiro antes de que los láseres de la DB frían sus escudos. ¿Por qué no le ha disparado ya? Y la voz sigue acosándole mientras sus manos tratan de mover a la Cobra fuera del ángulo de la muerte.

“No, no, no, no… ¡No frenes para que pase delante porque no voy a hacerlo! A ver, ¿tú de qué vas, g*l*po¡¡4s? ¿No tienes nada mejor que hacer?”

Invertir motores, retroceder y eludir… Pero la muy maldita parece estar jugando con él y lo mantiene frente a las bocas de sus cañones.

“Venga, a ver si me pillas la cola”, le provoca.

Esto es la última humillación antes de acabar con él. Y a pesar de no querer bailar su música, el miedo le puede y trata de eludir inútilmente.

“¡Te tengo a tiro!”, dice ella, la burla final.

Y el universo parece ralentizarse alrededor de él, en un eterno segundo mientras espera la salva de misiles, láseres y tomatazos.

“Si tuviese armas te habría matado diez veces”

– … Qué?

“Pero tengo mejores cosas que hacer. ¡Adios!”

– ¡¡Hija de un targoide!!

Unos segundos más tarde en lugar de la DB quedan solo los rastros de un motor de distorsión. Otros pocos segundos más tarde, una nave aparece junto a él, saliendo de supercrucero y procede a escanearlo. Son las fuerzas policiales del sistema. Bueno, mirándolo por el lado bueno, no lleva nada ilegal esta vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s