El comienzo

– ¡¿Que has hecho qué?!
– Gastarme todos los ahorros en un Sidewinder de segunda mano, mamá.
– Pero, ¿como vas a entrar ahora en la escuela de funcionarios sin el dinero?
– No voy a entrar. Quiero volar.
– ¡¡Pero si no sabes diferenciar una palanca de gases de un timón de dirección!!
– jejejeje. Podrías enseñarle…
– ¡Tú cállate y no le des la razón!

(La pantalla se queda congelada y una chica pelirroja y sonriente camina hasta delante)

– Hola, gente. Soy Maya “patas” Fey. Esa escena pasó hace algunos años. Yo tenía los planes establecidos casi desde la infancia: entrar como funcionaria de la Federación, asentar la cabeza, tener una vida tranquila anclada a algún lugar con seguridad alta… Pero (se encoge de hombros)… cambié de opinión. Quiero volar. Así que me compré un Sidewinder y un curso acelerado de pilotaje. No me ha ido tan mal. Pero creo que mi madre sigue enfadada. A mi padre, en cambio, le hace mucha gracia. Se parte de risa cuando le cuento mis aventuras.

El vacío es peligroso, sí. Pero más peligroso es encontrártelo relleno… de piratas, de estrellas de neutrones, de campos gravitacionales o de gente que, simplemente por diversión, quiere borrarte del cielo.


Detrás de la comandante Maya Fey hay una jugadora de Elite Dangerous. No soy una gamer, muy pocos juegos me han enganchado. Pero este me está contando historias en un universo muy complejo e interesante. Y me está enseñando a pilotar, calcular vectores, usar mapas, orientarme, hacer diplomacia, negociar…

Por otro lado, estoy usando el juego como terapia, para darme permiso a equivocarme, para disfrutar del camino, para tolerar mis fallos y disfrutar de ellos… Y para perder ese miedo horrible a no dar la talla. Voy a equivocarme, voy a cometer errores y voy a disfrutar de las historias que me cuenten esos errores.

Me resulta mucho más divertido recorrer un mundo de la mano de un personaje, así que os presento a Maya Fey. Es la pequeña de tres hermanos. Padre ingeniero agrónomo, madre funcionaria de la federación (o eso cree ella). Es un poco cabeza de chorlita, buenaza y sensible. Parece la persona menos adecuada para pilotar una nave en un universo cruel y peligroso. Veremos a dónde me lleva.

Fly safe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s